Rosa Benito utiliza Twitter para lanzar flechas de fuego a los colaboradores