Mila, a Bárbara Rey: “No digas que no te sientas por dignidad, no te sientas por pasta”