Teresa, a Mila: “Quiero decirte que soy muy feliz, nunca me he sentido más querida”