Los diseñadores Victorio y Lucchino pierden la propiedad de su inmueble