Kiko prefiere no coincidir con su hijo en plató “para no tener gestos que se malinterpreten”