La Casa Real pone en alerta a su servicio de seguridad