Jesulín de Ubrique, muy preocupado por el estado de Ortega Cano