Jorge y Belén, al desnudo