Kiko a Lydia: “Si necesitas una gota de sangre, yo te la daría”