Kiko Rivera, ingresado por un ataque de gota