Lydia Lozano, a Valdeperas: “Si trabajamos tan mal, ¿por qué no nos echan ya?”