Lydia se lleva el bombón de los horrores y casi vomita… pero acaba bailando el ‘chuminero’