Raquel: "La casa impresiona mucho, hay rincones que dan miedo de verdad"