Sema, en mitad de la tormenta