Unos trajes de novia acaban con la paciencia de Belén, que se marcha de plató