Belén Esteban, al borde de las lágrimas