Kiko H., de Campanario: “Me cuentan que la situación es complicada”