Una vecina de Campanario y Jesulín rompe su silencio: varios residentes quieren vender su casa