El turno de palabra divide a las Campos: "Es que no callas"