Los objetos de Cantora que intentaron vender a un anticuario iban en el coche en el que salió ‘El tato’, según Kiko Hernández