Carlota Corredera se queda pasmada viéndose como Isabel II