Carmen Borrego y la polémica sobre los presuntos vetos estilísticos de Lydia Lozano