De la pena a las indirectas: las preguntas que los colaboradores tienen ante la marcha de Carmen Borrego