Carlota Corredera y Joaquín Torres, pilotos por una buena causa