Chabelita: a caballo, teléfono en mano y en absoluto silencio