Chelo lo pasa fatal en la montaña rusa de realidad virtual