El coche de Ortega Cano, tras el accidente