Los colaboradores darán las campanadas... pero ¿quién se quedará fuera del balcón?