David y Paula, dos modos totalmente opuestos de capear la crisis