La diferencia de caché entre un DJ y un famoso: 200 euros frente a más de 1.500