El enfado de la Infanta Elena: "¡Qué coñazo! ¡Qué gentuza!"