Jordi Martín, molesto con ‘Sálvame’