Jorge Javier Vázquez se gusta tanto en su cuadro que quiere llevárselo a casa