Kiko Hernández pone firmes a quienes desconfían de él