Mila y Lydia, a la gresca por el turno de palabra