Lydia Lozano, de pista en pista desde una frutería al Congreso sin coche, dinero ni móvil