Makoke, de Diego Arrabal: “¿Otro calvo en mi vida? No, gracias”