El autocúe le juega una mala pasada a Chelo García Cortés