Cristina Soria analiza el lenguaje no verbal de María Lapiedra y sus padres