María Lapiedra demuestra con un contrato que no tiene trabajos ocultos