¡Patiño, presidenta! De su discurso presencial al “¡te quiero!”