María Patiño, sofocada con la presencia de su adorado Marco Ferri