Las confesiones domésticas de Matamoros que sacan de quicio a Patiño: ¡¿No sabes encender una vitrocerámica?!