Raquel Bollo deja el famoso cortijo para mudarse con su chico a un chalet en una urbanización de lujo