Don Juan Carlos contaba con el beneplácito del Rey Felipe para viajar a Ginebra, según Pilar Eyre