Carlota Corredera se lleva su cuadro por 2.000 euros para regalárselo a su madre