El cuadro de Kiko Hernández consigue 1.300 euros tras una reñida subasta