Kiko Matamoros se queda a las puertas de llevarse su cuadro, vendido por 1.500 euros