Los servicios de emergencia en Honduras esperan que los efectos de la tormenta remitan en unas 24 o 36 horas