Terelu Campos, de Carmen Borrego: “Su silencio no tiene precio”